miércoles, 12 de noviembre de 2014

Relatos

Estoy inmerso en algo que cuando lo leo es como una especie de latigazo que me llega directamente a mi mente. Suelen ser relatos cortos, con una impronta que me llega al corazón, para posarse en la mente y grabar lo sustancial de dicho relato.

Existen relatos cortos, relatos semicortos, relatos largos, relatos maxi, relatos mini, relatos sin más, relatos relámpagos, sencillamente relatos que salen de lo más intimo y se estrellan en nuestras almas y sobre todo nos hacen reflexionar, a veces severamente para que nuestras conciencias a su vez se remuevan y nos hagan reaccionar ante las actitudes que tomaron otros congéneres y que muchas veces (algunas), no comprendemos.

Pero cuando eso ocurre, de vez en cuando, llegan a nuestras manos publicaciones que merecen la pena leer...

Eso es algo que a lo largo de mi vida (corta en mis lecturas) he llegado a sentir la felicidad, eso que la autora o autor me ha puesto en mis manos.

Algo que no llegaré a agradecer lo suficiente, como por ejemplo en mi Instituto Nacional de Enseñanza Media de mi Segovia natal, pues tuve la fortuna de tener profesores magníficos para que me hicieran amar las asignaturas.

Entonces no sabía que algún día podría llegar a tener en mis manos los relatos. 

4 comentarios:

  1. Amigo Javier, a veces hemos oido comentarios, como: ¿para que estudiar tantas asignaturas, si más de la mitad, no nos va a servir para nada?, ó ¿ para qué sirve tanta ecuación, tanta derivada y tanta fórmula, si en la práctica no lo vas a utilizar nunca?.
    Estos comentarios los hemos tenido con nuestros hijos, familiares y amigos.
    Siempre he tenido presente que, todas las asignaturas son necesarias para obtener el perfecto grado de formación, que necesitamos para desenvolvernos perfectamente en la vida cotidiana.
    Hay valores que no tenemos que perder y, estos valores se obtienen cuando vamos al colegio a traves de las correspondientes asignaturas, aunque hay gobernantes que prefieren eliminar asignaturas, como es el caso de este Gobierno que, ha preferido sustituir la asignatura de: "Educación Para La Ciudadanía" por la de: "Religión".

    Entiendo que por ideología no le guste a este Gobierno ciertas pautas de ensenanza, pero no tiene por qué, privar de buenos comportamientos y buenos valores, a los futuros ciudadanos.
    Amigo Javier, si me he excedido es por hacer incapie cogiendo el hilo de tu escrito y, así poder dar la importancia a todas las asignaturas que en apariencia parece no tener.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Vicente, tu nunca te extiendes, tu puedes hacer los comentarios como te de la gana, faltaría más. Da igual que asignaturas hayan estudiado esta gentuza lo único que han estudiado es la manera de ganar dinero robando, así de claro, robando. no tiene otro nombre roban a manos llenas y se quedan tan panchos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado esta reflexion sobre la literatura y la enseñanza. El otro dia lei en un articulo miserable, de un miserable que ataca a Pablo Iglesias y Monedero, una frase que reflejaba la zopenquez de la derecha estulta de este pais. Reprochaba a los dirigentes de Podemos su formacion academica, y decia que iban presumiendo de saber latin y griego y anadia lo que mas me indigno de todo el articulo "asignaturas afortnadamente desaparecidas del bachillerato"...estos no son como aquellos profesores que nos enseñaban a amar la cultura, solo quiren adoctrinar a los niños y a los jovenes en los valores del pelotazo, de la especulacion y la manera de llevarse el dinero a paraisos fiscales. Asi nos va. Abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Luisa, por tu comentario, que lo dice todo, todo lo que he intentado decir en mi escrito. He tenido la suerte inmensa de tener unos profesores que me hicieron amar sus asignaturas, esos profesores algunos estaban en mi Instituto porque el dictador y sus secuaces no les permitió enseñar en la universidad. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar